153. Junio — 2012

Posted by admin on July 15, 2012 in Contienda |

CONCURSO CLIII JUNIO – 2012

JURADO: MARÍA ROSA LOJO

TEMA:

Isla desierta


© Leonor Beuter, Isla Desierta

 

DESTACADAS EN PRIMER LUGAR

HOMLESS

Aciago

Y cuando el náufrago iba a llegar a la playa, la isla zarpó.

 

ESLEONGO – Eduardo Esguerra

Página del diario de un náufrago, encontrada en la arena

Me despierta un cangrejo que se aventura a subir por entre las piernas, las que me levantan con rapidez. Día tras día, estas mismas piernas, sin mi permiso, van de aquí para allá sobre la playa, para dar vuelta a esta isla desierta. Cuando a ratos se detienen, siento cómo los ojos contemplan las olas que luego consumen mi existencia, sin que yo lo pida. Al rato, no yo, es el cerebro es el que se duerme. No lo quiero, pero el sol y la arena abrazan la piel y la mirada busca otro horizonte que nunca encuentra. Luego, no sé por qué voy otra vez a mi cambuche; al llegar, estoy buscándome pero no me hallo. Vuelvo a lo mismo, estoy solo conmigo donde he estado refundido por años. Yo soy otro distinto a esos órganos que tratan de acondicionarme a su antojo. Y trato de hablarme sin respuesta, pues los oídos no escuchan.

Pero antes de insistir, ahora sí soy yo mostrándole a mis ojos un bergantín que se acerca. Ahora soy yo el que llevo las piernas a su encuentro y el que ordena a mis brazos agitarse como dos aspas. Cuando está frente a mí, alcanzo a escuchar la voz del vigía:

—Demos vuelta, no hay señales de vida.

 

 

DESTACADAS EN GENERAL

GATA BLUES

Isla desierta

Quién sino yo, puede decir cómo soy, si no me habita nadie…

 

MAR CHELO

Déficit de atención

Conoce muy bien el lugar, sabe con precisión cuántas olas llegan diariamente a su isla desierta. Es muy feliz allí; pero los golpes de la regla sobre el escritorio, le obligan a volver.

 

INNOMINADA

Quimera

Bracea sin descanso después de avistar aquella pequeña porción de tierra: agua de coco, pulpa de ananás, moluscos frescos, por fin una cama de hierba y hojas donde reposar. Se siente a salvo.

El sol se pierde en el horizonte y con él la esperanza: el espejismo que lo guiaba desaparece. En torno, olas y más olas de arena.

 

MAPACHE

Donde hubo fuego, cenizas quedan

La isla de la pasión está ahora totalmente desierta.

El recuerdo de voces infantiles, coreadas por el graznido de pájaros bobos, acompañan el silbido del viento que azota con furia al pequeño grupo de palmeras. Sus ramas resisten el embate y se inclinan para mirar la huida de cientos de cangrejos que ruedan por la playa, cubiertos de coral molido. Son los callados testigos del encuentro de dos almas que cosen sus sombras en las noches de luna llena, cuando las olas vuelven a tierra al amante que murió ahogado. Ella cumple su promesa y lo espera a la orilla del mar, hecha un montoncito de huesos que él, poco a poco, se va llevando.

 

ENIGMÁTICA

Pintura desierta

He aquí el reflejo del autor en su cuadro, una isla sin tan siquiera una palmera.

 

NEO-LEONESA

Naufragio

Zozobré en cuanto abrí sus páginas. Me sumergí en la historia, me aferré a los personajes, floté a la deriva en el argumento y terminé encontrando refugio en sus palabras.

Tu llegada me rescata, pero mi único anhelo es volver a esa isla desierta rodeada de un mar de letras.

 

 

El fallo y demás consideraciones de María Rosa Lojo, en la Bitácora de La Marina.


Tags: ,

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright © 2011-2014 Arca Ficticia Todos los derechos reservados.